Hormonas Femeninas Para Aumentar El Busto

Hormonas Femeninas Para Aumentar El Busto
Califica este artículo!

Debemos comenzar este artículo recordando que las hormonas son sustancias que son producidas en nuestro cuerpo por células especializadas, que fungen como mensajeros químicos en el torrente sanguíneo y tienen funciones especificas en el organismo.

Existen hormonas masculinas y femeninas, estas últimas son las que nos interesan en este caso. Las hormonas femeninas son la prolactina, la progesterona y los estrógenos, y se producen mayormente en los ovarios. Entonces nos vamos a enfocar netamente en las hormonas femeninas para hacer crecer el busto, las cuales te ayudarán a conseguir resultados increíbles.

QUIERES AUMENTAR EL BUSTO FACILMENTE? --> HAZ CLIC AQUÍ

Los cambios que se producen en el cuerpo femenino durante la pubertad, se deben a la activación de estas hormonas durante esa época, y, del equilibrio entre estas tres, se logra el desarrollo pleno de los senos.

No siempre se puede, o se debe, recurrir a una cirugía para lograr desarrollar un mayor volumen del busto, y, por eso, se conocen otros métodos para conseguir tal fin. Uno de los métodos seria tomar pastillas con cargas hormonales; otro, recurrir a remedios y alimentos naturales.

Lo Que Debes Saber Sobre Los Métodos Que Utilizan Hormonas

hormonas inyectables para aumentar los senos
hormonas femeninas para aumentar busto

La opción de tomar pastillas con carga hormonal, es, en un mediano plazo, la forma más práctica y efectiva de lograr un aumento del busto, claro está, siempre y cuando sean las pastillas adecuadas, con la dosis precisa y se tomen bajo estricta vigilancia médica.

Cuando hay poca secreción (hiposecreción) de estrógenos, la acumulación de grasas (tejido adiposo) en los senos es menor, esto es lo que provoca que muchas mujeres tengan senos pequeños. Habría que equilibrar o aumentar el nivel de estrógenos en la sangre para conseguir un aumento del busto.

Se debe tener en cuenta que para lograr un verdadero aumento de senos con hormonas, hay que equilibrar, o restituir la cantidad de estrógenos circulantes en la sangre, hasta llevarlos a un nivel permitido, sin peligro de una sobredosis hormonal.

Es importante saber que una sobrecarga de estrógenos en el organismo, (llamada hiperestrigenia), puede provocar entre otras cosas: humor variable, alergias, fatiga crónica y hasta diferentes tipos de cáncer, especialmente en senos y ovarios.

Pero sobre todo, hay que prestar atención a un detalle que comúnmente pasa desapercibido para una persona común, y es que cuando se habla de estrógenos, por lo general no se explica que son tres clases de estrógenos los que se encuentran presentes en el organismo femenino a lo largo de las diferentes etapas de su vida.

Estos estrógenos son, el estriol, la estrona y el estradiol. De los tres, es el estradiol el único responsable de lograr el aumento del busto; es el que se encuentra en mayor cantidad durante la etapa reproductiva y el que constituye la mayor parte de las pastillas anticonceptivas.

Pero, además de los estrógenos, también la progesterona tiene importancia para lograr un aumento en los senos, ya que es la hormona que hace crecer y prepara los senos, (en este caso específicamente, a las glándulas mamarias) para el amamantamiento.

Algunas Precauciones Sobre Estos Tratamientos Hormonales

Cuando el médico recomienda utilizar las hormonas inyectables para aumentar los senos o ingerir pastillas con una pequeña cantidad de progesterona, en ambos casos los senos crecerán, al igual que ocurre cuando utilizamos estrógenos.

Pero también se debe tener mucho cuidado con no ingerir más de la dosis permitida, ya que un exceso de progesterona en el organismo, produciría mareos, vómitos, irritabilidad y como en un síndrome premenstrual o de comienzos de embarazo.

Por eso, para no correr riesgos, se aconseja repetidamente, que antes de iniciar un tratamiento hormonal para aumentar el busto, es absolutamente necesario ser asistida por un médico ginecólogo, ya que él sabrá indicarle la dosis más indicada para su organismo.

En algunos casos, es posible que al terminar el tratamiento, el propio organismo tienda a “bajar “el nivel de hormonas, con la consiguiente reducción parcial y en casos extremos, reducción total del aumento de busto conseguido con las pastillas.

Para evitar esta reducción, es aconsejable incrementar el efecto de las pastillas con algún otro procedimiento para aumentar el busto, como sería, por ejemplo, el realizar series de ejercicios focalizados en el desarrollo del busto, estos ejercicios no inciden en la cantidad de estrógenos, por lo que pueden realizarse a diario.

También es recomendable, para reafirmar el volumen de busto adquirido con el tratamiento hormonal, procurarse una serie de masajes con cremas especiales, que contengan una mínima cantidad de estrógeno, que se absorbería por la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *